Las posiciones en la Santa Misa son tres:

  • De pie: en señal de respeto, de admiración, de prontitud para actuar (es la posición que se tiene cuando llega un gran personaje). Esta posición la tenemos en las oraciones del principio, y en las que van después de la Consagración y durante la lectura del Santo Evangelio.

  • Sentados: es posición de tranquilidad, de calma, de meditación. La tenemos mientras escuchamos las primeras lecturas, la homilía y las oraciones del ofertorio. Al sentarnos no crucemos las piernas, esto es una falta de respeto.

  • De rodillas: es señal de humildad, de arrepentimiento, de profunda adoración. Es la posición para el momento de la Consagración (al levantar el sacerdote la hostia y el cáliz después de la Consagración mirémosle con profunda fe y pidámosle alguna gracia al Señor).

Pose

Pose
Orando

En la Santa Misa asistes al mismo Sacrificio que el de la Cruz: ¡Cristo que se ofrece al Padre por ti y por mí!. En la Misa actúa la Santísima Trinidad: por voluntad del Padre y con la cooperación del Espíritu Santo, el Hijo se ofrece. Están además, la Virgen Madre de Dios y Madre nuestra. Los ángeles se unen también a este acto de adoración que todas las criaturas -desde donde sale el sol hasta el ocaso - tributamos llenos de alegría. Es el centro de la vida de la Iglesia. Amar la Santa Misa es amar a Jesucristo.
La Iglesia participa en el Evangelio de su Maestro no sólo mediante la fidelidad a la Palabra, y por medio del servicio a la verdad, sino igualmente mediante la sumisión, llena de esperanza y de amor, participa en la fuerza de la acción redentora, que Él había expresado y concretado en forma sacramental, sobre todo en la Eucaristía. Toda la vida sacramental de la Iglesia y de cada cristiano alcanza su vértice y su plenitud en la Eucaristía.

Intenta no sólo asistir, sino vivir el Santo Sacrificio de la Misa. Aprende a meterte en las palabras y oraciones. Si los que estamos en Misa, realmente la vivimos, el mundo - cada uno de nosotros- será notablemente mejor. Porque una Misa tiene valor infinito, ya que allí se ofrece al mismo Jesucristo el Hijo de Dios.

La Eucaristía nos educa en el amor al prójimo de un modo más profundo, demuestra que valor debe tener a los ojos de Dios todo hombre, si Cristo se ofrece a sí mismo de igual modo a cada uno. Si nuestro culto es auténtico, debe hacer aumentar en nosotros la conciencia de la dignidad de todo hombre.

"Debemos hacernos particularmente sensibles a todo sufrimiento y miseria humana, a toda injusticia y ofensa, buscando el modo de repararlos de manera eficaz.

Aprendamos a descubrir con respeto la verdad del hombre interior, porque precisamente este interior del hombre se hace morada de Dios presente en la Eucaristía. Cristo viene a los corazones, y visita las conciencias de nuestros hermanos y hermanas. El sentido del Misterio Eucarístico nos impulsa al amor al prójimo, el amor a todo hombre." P. Juan Pablo II

¿Cuantas veces vas a misa?

miércoles, 2 de junio de 2010

Como debemos comportarnos y presentarnos dentro del Templo


*
Al entrar al Templo, debemos hacer la señal de la Cruz, esto nos recordará que Cristo murió en la Cruz por nosotros.

*
Apagar el celular y/o radiolocalizadores, recordemos que la llamada principal es de Dios. Nos encontramos en su casa, hay que darle su tiempo con calidad.

*
El Templo es la "Casa de Dios", cuando vamos de visita a una casa "X", tratamos de vestirnos en forma apropiada y de ponernos lo mejor que tenemos, debemos presentarnos en el Templo vestidos con propiedad, correctamente y con decencia, no de forma escandalosa, vulgar o llamativa.

*
Ya que respetamos la Casa de Dios, también debemos cuidarla y mantenerla limpia.

*
Debemos procurar llegar puntuales a la Misa o alguna otra ceremonia, de lo contrario distraeremos a los fieles que ya se encuentren ahí, también debemos procurar contestar o cantar con voz clara y fuerte.

*
Al terminar la Misa no salgamos en tropel, debemos hacerlo con calma y hasta que el Sacerdote se retire; algunas personas acostumbran salir inmediatamente después de que reciben la Comunión, lo cual es incorrecto, pues todavía no termina la Misa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada